Seleccionar página

El nativo digital ha recibido reclamos y críticas por incumplir pagos con el personal y proveedores. Distintas Latitudes publicó un reportaje explicando qué hay detrás de estos problemas. Estos fueron los principales hallazgos. 

Imagen del perfil de Twitter de Unión mexico.com, realizada por los ex empleados del medio.

En un ecosistema regional donde permanentemente surgen medios digitales independientes con mucho talento y no tantos recursos, el nacimiento de mexico.com creó mucha expectativa. 

En octubre, en SembraMedia publicamos la historia de este medio nativo digital que prometía un modelo de sustentabilidad innovador con aliados internacionales y un equipo de periodistas muy bien reputados.

Menos de un año después, ha dejado de publicar pero sigue creando polémica.

La semana pasada, Distintas Latitudes publicó “El caso de Max Trejo y Mexico.com”, un artículo periodístico escrito por por Jordy Meléndez, fundador y director del medio regional, con el apoyo de SembraMedia. En dicho reportaje, Meléndez se detiene sobre las irregularidades en el controversial medio mexicano. En este blogpost te compartimos unos puntos clave para entender qué pasó con el medio.

El fundador de mexico.com

Juan Mactzil Trejo Cervantes, conocido como Max Trejo, es el dueño del medio y actual secretario general del Organismo Internacional de la Juventud para Iberoamérica. Como líder de juventud, conoció a políticos mundiales reconocidos como el nuevo presidente de Mexico, Andrés Manuel López Obrador, Michelle Bachelet, la ex-presidente de Chile, y José María Aznar, el ex prime minister de España. 

Trejo tiene fama de  buen orador con conexiones internacionales. Cuando lanzó mexico.com, presentó un plan innovador, con mucho prestigio. Ante las preguntas del periodista de Distintas Latitudes, hasta la fecha de publicación no ha ofrecido respuestas. 

Reclamos del personal

Cuando lanzó mexico.com, Trejo contrató a 28 periodistas, muchos jóvenes con carreras destacadas y buenos puestos en medios importantes en México. Según entrevistas con varios ex empleados, el medio les ofreció un sueldo que era superior al que ganaban en sus antiguos trabajos.

El 13 de agosto de 2019, 31 de los 33 empleados de mexico.com publicaron un comunicado donde señalan que Max Trejo incumplió derechos laborales básicos, como el pago de sus salarios, y una serie de promesas, como no brindarles seguro médico. 

Según la nota de Distintas Latitudes, ellos se quejaron porque sus salarios se pagaron a tiempo sólo durante los primeros dos meses. Luego, empezaron los retrasos. Según un comunicado de los empleados de mexico.com, se les había ofrecido un seguro médico. “Seis meses después de habernos entregado estos seguros, y tras la hospitalización de uno de nuestros compañeros, quien sufrió un accidente, nos dimos cuenta de que este seguro solo se había pagado un mes por parte de la empresa”, se puede leer en el comunicado firmado en la cuenta de Medium de Unión méxico.com

En una reciente conversación con Meléndez, los ex empleados reportaron que Max Trejo había prometido pagar parte de las deudas el miércoles pasado (el 14 de agosto). Esa noche, en las redes sociales de mexico.com se publicó un breve comunicado que decía que las deudas con sus colaboradores y ex trabajadores habían “sido cubiertos”.  

Pero los empleados que ya habían reclamado públicamente por los retraso, respondieron con otro comunicado diciendo: “Si bien es cierto que gracias a esta campaña pública recibimos algunas de las prestaciones que nos adeudaban, también lo es que faltan muchas otras por cubrir.” Se puede leer el comunicado de mexico.com en su cuenta de Twitter.

Alianzas confusas 

Cuando se lanzó, mexico.com se presentó como aliado de grandes medios internacionales: eldiario.es de España, Washington Post de Estados Unidos y The Guardian de Inglaterra. La definición de alianzas puede tener distintas implicaciones, pero la investigación de Distintas Latitudes reveló que más que una alianza estratégica, lo que mexico.com tenía con estos tres medios era una relación comercial. 

Al Washington Post, le compraron el servicio de ARC, un sistema de manejo de contenidos (CMS) —como WordPress o Drupal— que usa el Post para publicar sus contenidos, y que está a la venta para medios del mundo que quiera comprarlo. En el reportaje de Distintas Latitudes, se cita al director editorial, Pablo León, quien dice que Max Trejo —el fundador y dueño del medio— le dijo que “la alianza con The Washington Post era suya”. 

El problema no era solo que Trejo mostraba una transacción comercial como una alianza sino que,  d eacuerdo al reportaje de Meléndez, el account manager del Washington Post reclamó que no se pagaba el servicio hacía meses y reenvió un correo a León que no había sido respondido por Trejo. El correo decía que “Moléculas Digitales SL (una de las empresas de Trejo) no había pagado una deuda de $62,526.40 dólares americanos y, por tanto, The Washington Post daría por terminado el acuerdo comercial”.  Como resultado, se cortó el servicio de ARC, y el equipo de mexico.com no pudo subir historias al sistema por más de un mes. En el caso de The Guardian, también presentado en el sitio mexico.com como un aliado, simplemente se compraba y republicaba contenidos. 

Max Trejo Cervantes. Fotografía de Crozet / Pouteau / Albouy.

Trejo presentó como aliado también a eldiario.es y a Ignacio Escolar, uno de los periodistas más reconocidos de España, director del medio y ganador, entre otros premios, del Reconocimiento a la Excelencia del Premio Gabriel García Márquez en 2018. Escolar contó a Distintas Latitudes que su rol había sido de asesor (y no de aliado)  durante varios meses, sobre todo en las fases iniciales de mexico.com. 

El primer empleado de la redacción y la cabeza editorial de mexico.com hasta su separación pública en febrero 2019, fue Mael Vallejo, un joven editor que antes había trabajado como director editorial o editor general de medios como Chilango, Animal Político, Esquire Latinoamérica, entre otros. 

En varias entrevistas con Distintas Latitudes, Vallejo explicó que la primera persona que le contactó fue Ignacio Escolar.  El 12 de febrero de 2018 Vallejo recibió un mensaje y una invitación a una reunión, a la que acudieron el propio Escolar y Trejo. Ahí le explicaron el proyecto, el alcance y le invitaron a dirigirlo editorialmente. Según Vallejo, una de las primeras cosas que preguntó fue de dónde salía el dinero del medio. “El dinero sale de empresarios españoles y mexicanos”, le respondieron, recuerda Vallejo. En esa cena, “Nacho presentó a Max como el socio mayoritario o el accionista principal del proyecto”, dice Vallejo. 

Un plan de negocios demasiado ambicioso 

En sus testimonios con Distintas Latitudes, varios empleados denunciaron que Max Trejo no escuchaba a su equipo comercial. Durante el primer período, un fotógrafo, sin experiencia en temas comerciales, se hizo cargo del área. Luego ingresó Hiram Vera, un experto en relaciones públicas e institucionales. Pero trabajó sólo dos meses. “A partir de mi experiencia en otros medios de comunicación […], armé un presupuesto sobrio […] para alcanzar las metas a un año; pero en un momento me pidieron que cuadruplicara esas metas”, contó Vera a Distintas Latitudes. 

La historia de mexico.com llegó a ser un tema de conversación entre muchos periodistas y emprendedores, especialmente en México. El medio Cuestione, nativo digital que nació en el último año en este país, también publicó una nota sobre el tema el pasado 14 de agosto: “Mexico.com, tan lejos de sus periodistas y tan cerca de Javier Duarte”. El 13 de agosto, el Horizontal de Mexico, publicó: “Mexico.com: una historia de violencia e injusticia laboral”. 

El trabajo coordinado de los ex empleados de mexico.com, la solidaridad de otros medios digitales y un ecosistema regional atento, permitieron la visibilidad del conflicto. La atención está puesta ahora en la necesidad de búsqueda de modelos de negocio con visión responsable y de crecimiento. Sin fórmulas mágicas ni grandes promesas sino procesos y aprendizajes de las experiencias de otros.   

Lee la investigación completa de Distintas Latitudes aquí.       

Share This