Seleccionar página

Este año los emprendimientos tuvieron un lugar destacado en el reconocimiento para el periodismo más importante de Iberoamérica. Los cuatro trabajos ganadores fueron publicados en medios independientes.

¿Qué representan estos resultados para el ecosistema de medios?

 

Los cuatro trabajos ganadores del Premio Gabo 2018 fueron publicados en medios emprendedores que están en el directorio de SembraMedia: El Surtidor de Paraguay, Efecto Cocuyo de Venezuela, 5W de España y Revista Anfibia de Argentina. Los medios no tradicionales cada vez ocupan más de estos espacios: de los 12 finalistas de este mismo premio, ocho responden a esta tendencia. ¿Por qué este resultado? ¿Qué significa este premio para el ecosistema?

Luz Mely Reyes -de Efecto Cocuyo, que ganó en la categoría Cobertura con un proyecto que desarrollaron junto a El Tiempo– dice este resultado se debe a que los medios independientes tienen cada vez más posibilidades de hacer cosas creativas. “Están libres de la rigidez de los medios tradicionales que no entienden la transformación que se ha dado en el mundo de los medios medios, la digitalización y la necesidad de formatos multimedias”, dice.

 

Haz click en la imagen para ver el proyecto ganador del Premio Gabo en la categoría Cobertura.

 

“La principal innovación es discutir la propiedad de los medios”, dice sobre los resultados Alejandro Valdez —de El Surtidor, que ganó la categoría Innovación. Para él, los ganadores reflejan que lo que está en crisis no es el periodismo sino el modelo de negocios de los medios de masas. “Creo que es lo que tienen en común los ganadores incluyendo a eldiario.es: redacciones sostenidas por los propios periodistas, con mayor libertad para realizar un periodismo frontal e innovador con comunidades muy concretas a las que sirven”. Por ello, sostiene, se vuelven relevantes y sostenibles en el tiempo.

 

Haz click en la imagen para ver el trabajo ganador de la categoría Innovación.

 

La mayoría de estos medios comparten ciertas características: son nativos digitales, dirigidos por periodistas emprendedores y son independientes, es decir, tienen menos presiones de grupos políticos, económicos y mayores posibilidades de seguir una agenda propia. Para la periodista Albor Rodríguez, directora de La Vida de nos —que fue finalista en la categoría texto de los Premios Gabo—, la calidad de los contenidos tiene que ver con esta independencia. “Para mí, hay una relación directa entre ambos conceptos”.

Albor dice que hay tres factores que confluyen en esta tendencia: el bajo costo que supone emprender en el ambiente digital, las enormes libertades que produce que no sea tan costoso experimentar y que son emprendimientos asumidos por periodistas, por lo que no existen ligaduras ni tenazas propias de conglomerados empresariales detrás de los medios. “Todo esto hace que definitivamente las posibilidades de hacer un mejor periodismo estén dadas”.

 

Haz click en la imagen para ver el contenido que fue uno de los 12 finalistas al Premio Gabo.

 

Un voto de confianza

Luz Mely cree que para los medios independientes estos resultados del Premio Gabo son “un espaldarazo y un estímulo”; Albor los define como “un voto de confianza para seguir haciéndolo”. Ambas creen que es una manera de decirles que están bien encaminadas, que el buen periodismo y las buenas ideas siempre van a ser ganadoras. “Hemos formado a periodistas, hemos tenido que superar la brecha y mejorar nuestro poco conocimiento sobre el negocio. Pero estas cosas nos dicen que al final el buen periodismo es el buen negocio”, opina Luz Mely.

Alejandro cree que los resultados del Premio están diciéndole a los medios independientes: encuentra tu camino propio. “Los premiados en El Gabo tienen mucho en común pero a la vez muchas particularidades definidas por el propio entorno y las demandas de la audiencia a las que sirven”, dice y  destaca el trabajo de seguimiento de estas comunidades. “El impacto se debe medir también como métricas relacionales, como propone Jeff Jarvis, y no sólo anónimas. Significa tomar todas las herramientas tecnológicas y ponerlas al servicio del más clásico periodismo”.

Los consejos de los periodistas

Preguntamos a Albor, Luz Mely y Alejandro qué consejo le darían a un periodista que quiera emprender, como ellos. Esto es lo que respondieron:

Alejandro: “Nunca ha sido tan fácil empezar un medio pero nunca tan difícil captar la atención de la audiencia entonces, si vamos a sumar una nueva voz a esa gran catarata, más vale tener una visión fuerte, una comunidad a quién servir y la capacidad de escuchar, que es una cualidad común entre el buen periodismo y los procesos de innovación. Escuchar es esencial para ser escuchado. Y mejor si podemos escuchar como cyborgs, es decir, utilizando las métricas masivas que brinda la tecnología pero combinadas con una relación humana y cercana con la comunidad”.

Luz Mely: “Lo primero es tener la visión de qué vas a hacer, no el primer año del medio sino tres años después. Cuando fundas un medio, debes entender que implica buscar la forma de darle sostenibilidad, no es lo mismo que de repente tener algún tipo de publicación que no apuesta a largo plazo, inclusive esos que responden a momento específicos. Es importante cuando uno se involucra con este tipo de iniciativas entender que formar un medio no se hace de la noche a la mañana, que se trabaja muchísimo y hay que tener la visión de lo que significa la necesidad de garantizar la sostenibilidad de ese medio. Eso se logra involucrándose en el aspecto que muchas veces no nos gusta a los periodistas que tiene que ver con la parte corporativa del propio medio, lo que se refiere al desarrollo organizacional del medio y el manejo de las finanzas”.

Albor: “El principal consejo que le daría a periodistas que quieren animarse a emprender es que lo hagan. Les recomendaría primero dar con una idea poderosa y diferenciadora, segundo tener una enorme voluntad para hacerlo, llevarlo a la realidad, tercero aprender todo lo que les sirva para el sostenimiento, y tercero tener una enorme racionalidad en los gastos para que los recursos sean empleados para lo creativo y no lo superfluo y así crecer orgánicamente, en la medida en que el proyecto vaya demandando crecimiento”.

Share This