Seleccionar página

La búsqueda de financiamiento para estudiar es un buen comienzo para entender el ecosistema de grants, becas y ayudas internacionales para proyectos periodísticos. Fuente: Vector de dinero creado por freepik

 

María Isabel Soldevila es becaria del programa Knight Wallace de la Universidad de Michigan, hizo un máster de Periodismo en la Universidad de Columbia y actualmente cursa un máster ejecutivo en Estudios Europeos en la Universidad de Bruselas. Todos sus logros académicos han estado ligados a su esfuerzo —y éxito— en buscar apoyo y subvenciones. Los grants no solo le han servido para seguir capacitándose sino también para desarrollar proyectos periodísticos.

En su clase Cómo obtener financiamiento para tu proyecto periodístico, María Isabel explora el panorama de las ayudas internacionales —con datos y cifras— y nos guía por la —a veces enredada— búsqueda de apoyo para financiar el periodismo independiente y las carreras para capacitarnos en este oficio.

Como parte de su clase, María Isabel navega por nuestra página de fondos que detalla y clasifica las oportunidades para los periodistas de América Latina.

Da click en la imagen para conocer nuestra página de fondos.


En base a su trayectoria, en esta entrevista, conversa sobre algunos de los puntos principales de su clase.

¿Cuál es el consejo principal que le darías a un periodista que quiere hacer de los grants una forma de financiamiento de su medio?
Es importante utilizar los grants como punto de partida. Pero es necesario tener un plan a mediano y largo plazo de cómo diversificar las posibilidades de ingresos del medio. Los financiadores no van a estar ahí para siempre. Los grants terminan y postular es todo un proceso; a menos que se tenga una estructura grande en la que se pueda estar participando en distintos grants a la vez, depender únicamente de esta medida no es posible. Veo a los grants como un buen recurso para conseguir la cantidad de fondos que se necesita para arrancar, para completar, o para pensar en un proyecto específico. Pero en este punto hay que entender que es necesario pensar necesariamente en una diversificación de ingresos.

Haz click para ver más detalles sobre la clase.

De tu experiencia personal, ¿qué se obtiene en las maestrías de periodismo? ¿Por qué son importantes?
Mi experiencia con los estudios de periodismo es mixta. Comencé a ejercer antes de la licenciatura entonces yo defiendo que para ser un periodista no necesariamente tienes que cursar una carrera profesional. Tienes que tener una formación sólida, básica y diversificada, estar informado, tener curiosidad por el mundo. Pero lo que sí nos dan las escuelas de comunicación y las maestrías de periodismo (en mi caso no solo cursé licenciatura y maestría sino que dirigí una escuela de comunicación después en República Dominicana) entiendo que te da una base académica diferente, una perspectiva crítica y técnica, más allá de lo que te da una formación generalista. La formación generalista también es importante porque no se puede quedar uno en la técnica, hay que ser una humanista para ser una buena periodista.

Lo que te da una maestría en lo internacional es redes, conocer gente interesante, quienes van a ser los líderes de medios de comunicación muy pronto a largo plazo, contacto con profesores increíbles. Una experiencia así te amplía los horizontes de lo que ya conoces en el país. Las diferentes experiencias en lo internacional me han dado eso: bagaje, conocimiento, intercambio con personas maravillosas que me han aportado y siguen en mi vida. Ellos se convierten en tus cómplices, tus fuentes, en tus compañeros con los que eventualmente puedes hacer a distancia proyectos juntos.

 

“Lo que te da una maestría en lo internacional es redes, conocer gente interesante, quienes van a ser los líderes de medios de comunicación muy pronto a largo plazo, contacto con profesores increíbles”.

 

En tu clase hablas de un proyecto fundamentado. ¿Podrías especificar a qué te refieres con eso?
Cuando se va a presentar una propuesta para un grant o una beca a un potencial financiador —ya sea sociedad, un financiamiento de capital privado o grant tipo Knight— lo que se espera es tener una idea clara que justifique por qué hacer un desembolso de dinero en tu proyecto. Si es personal y educativo debes justificarlo con tu experiencia o con la experiencia que aspiras a tener, o con el proyecto que esperas realizar en el futuro.

Debes justificar por qué se te va a dar ese dinero para una formación. No es simplemente porque quieres explorar las fronteras del periodismo. Tienes que tener la idea concreta de cuál va a ser tu contribución, el valor agregado que darás a la comunidad periodística luego de haber seguido un programa de formación.

Si se trata de un grant para realizar un proyecto periodístico o financiar un medio, se necesita plantear un proyecto concreto tangible, en el que presentes objetivos aunque puede que no tengas un resultado concreto porque vas a explorar o hacer investigación periodística. Pero tienes que saber qué vas a hacer, el tiempo que te va a tomar, calendario, presupuesto, aunque sea preliminar que luego pueda ser ajustado pero dentro de los límites de la beca o grant que se te otorgue. Hay que tener una brújula sino ningún financiador que se respete va a poner un dinero en tus manos.

¿Qué otro aspecto es necesario tomar en cuenta?
Hay que tener muy claro qué se busca de ese aprendizaje u objetivo periodístico concreto para cada proyecto, el tiempo estimado en que se va a poder realizar y una idea clara de los costos en los que se pueden incurrir.

A veces los periodistas somos un poquito malos para calcular los costos, somos soñadores y vamos haciendo camino al andar pero tenemos que ponernos la cabecita de administradora y pensar en los costos que puede tener. Incluso un paso más allá es pensar en la promoción y distribución de ese proyecto que tenemos en mente.

 

“Para alguien que va a desembolsar fondos es importante tener claro que eso va a llegar a buen puerto, que va a ser reconocido”

 

No solo queremos llegar a realizar una gran investigación, a plantear un tema de un ángulo diferente sino pensar qué canales de distribución vamos a utilizar para que llegue a la ciudadanía y pueda concretarse el  aporte que hemos querido hacer.

Para alguien que va a destinar dinero en ti es importante tener claro que eso va a llegar a buen puerto, que va a ser reconocido, y que va a tener un seguimiento. Incluso se puede plantear etapas de ese proceso, dejar la puerta abierta para un segundo grant, continuidad de investigación, de la serie de entrevistas, de la formación, de lo que se busque.

¿Qué aconsejarías no hacer en estas aplicaciones?
Cuando se pide una recomendación profesional, a veces uno quiere tener nombre resonantes y reconocidos. Es importante tener gente que pueda conectar con la empresa y fundación pero más importante aún es tener gente que te conozca. No pidas una carta de referencia a alguien que no ha trabajado contigo, que no conoce tu trayectoria porque va a hacer una recomendación superficial. En la recomendación debería haber un balance. Tener una persona del ámbito profesional, otra del académico que en conjunto puedan evaluar todas tus cualidades profesionales, que haya una visión más completa de lo que eres. Cuando solicites una recomendación no le mandes un correo de dos líneas a esa persona, recuerda que es alguien muy ocupado. Trata de aligerar la carga y hazle un esquema: para qué grant estás postulando, qué tipo de información sería importante transmitir y hacerlo con suficiente tiempo para que la persona pueda reflexionar y escribir algo que valga la pena.

 

“No pidas una carta de referencia a alguien que no ha trabajado contigo, que no conoce tu trayectoria porque va a hacer una recomendación superficial”.

 

Otro consejo es que cuando te pidan un ensayo explicativo en primera persona, de quién eres, las cosas maravillosas que has hecho, mejor presenta una idea global de hacia dónde vas. Que no parezca que es un concurso de vanidad y en vez de decir lo maravillosa que eres, muéstralo a través de tu trabajo, de tus proyectos, de tu visión. A los periodistas nos sale bien eso porque no nos gusta hablar de nosotros sino de otros.

Share This