Seleccionar página

Todas: periodismo solidario sin perder la ambición

Por Lucía Cholakian*

Dos reporteras del circuito tradicional de medios se propusieron crear un medio con enfoque de género que resaltara a las mujeres trabajadoras y activistas. Decidieron ejecutar su proyecto en uno de los contextos más complicados de Puerto Rico. Sin embargo, apenas dos años después de su lanzamiento, continúan creciendo ininterrumpidamente.

De acuerdo a un estudio realizado en 2019 por la Escuela Graduada de Periodismo de la City University of New York (CUNY), la situación mediática de Puerto Rico es delicada. Las variables son muchas: la depresión económica, el impacto que tuvo el Huracán María en 2017 en los medios locales, la frágil infraestructura eléctrica y la poca independencia editorial. En total, el estudio identificó a unos 66 medios en la isla, de los cuales 20 son periódicos y 18 son sitios web. 

Uno de ellos es Todas. El medio creado por Cristina del Mar Quiles y Amary Santiago Torres fue, por mucho tiempo, un deseo: ambas trabajaban en medios hegemónicos de Puerto Rico e intentaban aplicar la perspectiva de género desde su lugar. Luego de la crisis que advino con el huracán en 2017, tomaron una decisión arriesgada: comenzaron a dar forma a aquel proyecto que, luego de mucho trabajo y junto al aporte del periodista Rafael Díaz y la fotoperiodista Ana María Abruña, vio la luz el 25 de noviembre de 2018, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. 

Ana María Abruña, Cristina del Mar Quiles, Amary Santiago Torres y Rafael Díaz Torres. Fuente: DW.


La impronta

El periodismo con una mirada feminista crece en la región a pasos agigantados, aunque muchas veces esté sustentado por el esfuerzo de grupos pequeños, y Todas es parte de esa marea. La misión del proyecto es concreta: hacer una lectura feminista desde una óptica local. “En Puerto Rico ya era común el discurso de la mujer empoderada que es dueña de su negocio o CEO de una empresa”, cuenta Cristina del Mar. “Pero nosotras aspiramos a otro público: a las feministas que salen a las calles, que se manifiestan, a las mujeres trabajadoras y estudiantes. Nos llamamos así porque creemos que la justicia y los derechos son para todas”, explica. 

La definición de feminismo que se dan es muy importante: contra una mirada de que la mujer empoderada es aquella que encaja perfectamente en un modelo empresarial capitalista, ellas apuestan a crear nuevas narrativas sobre ‘lo femenino’. Son las mujeres que trabajan, luchan, las deportistas, las activistas y las artistas quienes protagonizan sus historias. ¿Cómo se traduce esto al contenido? Todas divide sus secciones en ‘Actualidad’, ‘Perfiles’, ‘Cultura Pop’ y ‘Colaboraciones’, además de contar con dos pestañas extras, una en la cual se presentan y otra donde brindan información acerca de cómo proceder ante situaciones de violencia de género. Al sumergirse en la lectura de Todas se encuentran análisis políticos, notas de opinión, culturales, noticias sobre violencia de género cargadas de estadísticas, reseñas, entrevistas, crónicas acerca de organización feminista y más: un panorama completo que refleja los debates y tensiones bien en el centro de la sociedad puertorriqueña. 

Sumado a haberse posicionado como medio feminista de referencia, recibieron múltiples reconocimientos en el tiempo recorrido: Amary fue nominada a un premio del Overseas Press Club por una entrevista que hizo a la comediante puertorriqueña Lizmarie Quintana para Todas y Cristina del Mar fue seleccionada a participar de la Academia de Mujeres Líderes en Medios Digitales del Poynter Institute de Estados Unidos . Además recibió en agosto de 2019 la Beca Cosecha Roja (Buenos Aires). Ellas desde octubre de 2019, son acompañadas por METIS para el potenciamiento del medio. 

Es decir que en poco tiempo -menos de dos años desde su primera publicación-, Amary y Cristina lograron su cometido; pero el desafío, como siempre, es poder sostenerlo. 

¡Otra vez sopa! El problema del financiamiento

Un tiempo antes de fundar Todas, cuando todavía trabajaba en uno de los medios más grandes de Puerto Rico, Cristina ya se anticipaba que el mayor reto de los medios nativos digitales sería conseguir anunciantes. “Pero el ecosistema de medios en la isla es muy chico”, explica, “y aquí los casos más exitosos son con los influencers, que reciben los auspiciantes”. 

La situación de Todas desde el comienzo es que su principal fuente de financiamiento son los bolsillos de sus fundadoras. Ambas explican que teniendo trabajos remunerados y fijos pueden solventar los gastos que requieren las publicaciones, pero que no dejan mucho tiempo para priorizar la monetización del sitio. Estos gastos son esporádicos ya que aún no se remuneran las colaboraciones que realizan, en su mayoría, estudiantes de periodismo. El resto de los contenidos son producidos por ellas mismas o sus dos compañeros. El objetivo, desde el inicio, fue lograr la sostenibilidad, remunerar las colaboraciones y generar salarios para sus trabajadoras fijas. Fue por eso que a pesar de la dificultad de la meta elaboraron y continúan diseñando distintas estrategias: 

Desde el primer mes de vida del medio, decidieron contratar a una persona encargada de conseguir pauta publicitaria. De hecho, desde entonces, está destacada en el portal una entrada que reza, “Publicidad – Apoya al periodismo feminista y solidario”. La vendedora independiente trabaja a comisión, pero al día de hoy no han logrado colocar pauta publicitaria a través de esta estrategia. “Si nos concentramos en noticias locales el alcance es Puerto Rico y los puertorriqueños en la diáspora. Eso es poco atractivo para los anunciantes”, opina Cristina, como posible motivo por el cual la pauta sea tan complicada para Todas.

Sin embargo no se detuvieron allí: con la ayuda de Elaine, su mentora de METIS, idearon una estrategia creativa que les generó su primer ingreso. Uno de los puntos más fuertes en el contenido es el que tiene que ver con cultura. Fue por eso que se les ocurrió crear el “Club Todas”, una actividad similar a los ‘bookclubs’, algo que escasea en Puerto Rico. “Imaginaba espacios de discusión feministas a través de cosas de la cultura pop: todo se puede analizar desde una perspectiva de género. Si son contenidos populares mucha gente tiene acceso y los conoce”, describe Cristina. Además de ser un punto de encuentro e intercambio con sus lectoras, el “Club Todas” fue el primer ingreso en la historia del medio: recaudaron 600 USD en su primer convocatoria, a la que asistieron más de 45 personas. Las entrada al Club cuesta 10 USD para estudiantes, 15 USD comprándolas con anticipación y 20 USD en la puerta. 

La iniciativa propone un encuentro cada dos meses con expertas y expertos invitados para discutir temáticas que conciernen a las lectoras de Todas. Hasta ahora han pasado por el “Club Todas” personas del ámbito periodístico, artístico, y cinematográfico. 

Durante los dos encuentros que sucedieron, propusieron discutir mediante contenidos culturales (series y películas) la representación de las mujeres y disidencias en las pantallas y la situación de las mujeres ante los sistemas de justicia a la hora de denunciar violencias. “Nos gustaría también sumar literatura, pero eso es un poco más difícil porque las personas deberían llevar el material leído”, agrega Amary. 

Una estrategia sustentable: usina de contenidos

De la misma forma en que Todas propone una mirada feminista sobre los temas de agenda en Puerto Rico, su valor agregado es el de saber cómo comunicar con una perspectiva de género. Fue por ello que inspiradas en una clase de SembraMedia crearon una compañía de contenidos que llamaron Equilátera. Todas es por lo tanto ahora un producto de la compañía, con la idea de que como agencia de contenido pueda producir y sostener al medio.

“En nuestro primer año los esfuerzos estuvieron puestos en que Todas se posicionara como un medio de referencia del feminismo en Puerto Rico, algo que no existía”, cuenta Cristina. Pero ese posicionamiento rindió sus frutos: ya están apareciendo trabajos para la agencia. Recientemente obtuvieron la aprobación de un presupuesto de 25.000 USD para llevar adelante una campaña junto a OXFAM bajo la consigna de #BastaYa, proyecto que ya se ha desarrollado en otros países de la región bajo nombres similares. Esta campaña enfocada en la violencia de género será la primera de este estilo que realizarán desde la compañía. 

La oportunidad permite también profundizar en su proyecto: el de amplificar las voces de las calles y la organización política. Observando otras experiencias similares, notaron que una de las estrategias es realizar talleres para empoderar a los jóvenes y que sean estos quienes lleven adelante las campañas. De acuerdo a Cristina, esto es crucial para el momento que vive Puerto Rico: “Hay un despertar muy importante a raíz de movilización masiva del año pasado y están surgiendo muchas voces líderes. Están cambiando las cosas.”

Además de llevar las voces del pueblo a campañas comunicacionales, siguen trabajando por colocar contenidos con mirada feminista desde Equilátera: realizarán un suplemento de salud para un periódico de tirada nacional. Consiste en catorce notas con temáticas de salud con una óptica feminista, y será la primera vez que como empleadoras puedan pagar por los artículos a sus colaboradoras. 

Las redes

El contenido de un medio con mirada feminista está siempre sujeto a una agenda internacional y diversa: desde la lucha por la legalización del aborto en Argentina hasta las marchas contra los feminicidios en México, el día a día pesa mucho a la hora de pensar coberturas. “Vamos con el pulso de lo que está pasando, ya sea a nivel local o internacional”, cuenta Amary. “Nos reunimos, hacemos una lluvia de ideas de qué temas o inquietudes tenemos que nos gustarían trabajar y tratamos de pensar en las secciones: hacer uno o dos reportajes de sustancia, una entrevista o perfil y colaboraciones con tema libre”, describe. Es por esto que Todas sostiene, además de su portal web, distintas cuentas de redes sociales donde distribuyen contenido que muchas veces no llega a materializarse en un artículo: Twitter, Instagram y Facebook son sus aliadas. 

Su red más exitosa es la página de Facebook, con casi 9 mil seguidores. La sigue Instagram con poco más de 7 mil y detrás viene Twitter con 3 mil trescientos seguidores. Cristina señala que los crecimientos exponenciales de las redes se dieron desde un comienzo en la cobertura de manifestaciones: “si cubrimos una marcha, eso va inmediatamente a las redes. Si podemos hacemos un artículo, pero sobre todo las redes”, enfatiza. 

De acuerdo a sus métricas, la audiencia de Todas coincide con la meta que se pusieron sus fundadoras: el 50,40% proviene de Puerto Rico y el 41,46% de Estados Unidos. Además, como muestra el siguiente gráfico, el 82% de las fans de la página son mujeres:

Alianzas regionales: ¿feminismos latinoamericanos?

Durante los últimos años se han fortalecido las redes regionales de periodismo feminista, abarcando desde el cono sur hasta el norte de México. Con sus diferencias y diversidades, las periodistas feministas de medios hegemónicos e independientes intercambian saberes, estrategias, información y contenidos entre sí, a través de cadenas de WhatsApp, e-mails y redes sociales.
Todas tiene el desafío de hacer un periodismo feminista latinoamericano y caribeño en una isla con una identidad cultural muy compleja. “Puerto Rico es un caso de estudio en sí: nosotros formamos parte de Estados Unidos pero no nos sentimos parte. Ya con que hayamos conservado el castellano hay un acto de resistencia. La norma en general es hablar en castellano. Nos sentimos más identificadas con la lucha de nuestras compañeras latinoamericanas, la rabia es la misma, los intereses son los mismos”, enfatiza Amary.

“Yo me siento más latinoamericana que norteamericana, hay una cuestión del trasfondo histórico, las mismas preocupaciones, los mismos problemas, defendemos nuestros derechos que no se parecen con Estados Unidos. Nosotras no nos conformamos con el Norte. En el Caribe y en el Sur compartimos muchas cosas, nosotras queremos seguir haciendo alianzas con compañeras que tengan las mismas ideas que nosotras”. Es por esto que además de sostener su mirada local sobre lo que sucede en la isla, participan de la Red de Periodistas Feministas de América Latina y del Caribe.

El horizonte

La energía de Cristina, Amary y su equipo sólo se potencia. Además de ejecutar el “Club Todas”, continuar publicando y creando contenido para sus redes; proyectan grandes cambios como tener una reportera especialista en temas judiciales. “Necesitamos alguien que esté disponible para ir a las comisarías, a los juicios y las comunidades”, asume Amary. Por el costado político, esperan poder insertarse en las discusiones dando visibilidad a las candidatas y funcionarias mujeres, ya que Puerto Rico aún no tiene su propia ley de cupo. En ambos casos, Amary resalta que conseguir fondos estables es fundamental para encarar estas tareas. Y viendo cómo ha sido hasta ahora con las metas que se propusieron, tienen todas las chances a su favor.

Lucía Cholakian Herrera es Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Buenos Aires. Es redactora en NODAL, agencia de noticias de América Latina e investigadora y periodista freelance para medios en la región y Estados Unidos. Fue ganadora del Premio TEA por sus coberturas en temas de género en Buenos Aires.

Gracias al apoyo de Google News Initiative

Este caso de estudio fue desarrollado dentro del programa Metis, un programa de SembraMedia que brinda mentoría en negocios para mujeres fundadoras de medios de América Latina. Este programa se realiza gracias al apoyo de Google News Initiative.

Share This