Las 20 claves de Chequeado para tener financiamiento del sector privado

Recibir dinero de las empresas suele hacer ruido en emprendedores periodísticos por los prejuicios de compromisos editoriales. Sin embargo, para usarlo a favor del periodismo de calidad, hay un antídoto que ha sido trabajado en la última década. “Nosotros tenemos clarísimo qué no negociamos. Sobre todo lo demás somos todo oídos”, explicó Laura Zommer, directora ejecutiva y periodística de Chequeado.

El periodismo que busca la sustentabilidad diversifica sus fuentes de ingresos. Estas pueden provenir de individuos, comunidades, oenegés, Estados -internacionales o nacional- y también empresas. La última es considerada, para muchos, la más escabrosa. Al respecto, varios aprendizajes fueron compartidos por Laura Zommer, quien encabeza Chequeado, un medio nativo digital argentino de fact-checking, referente regional por su modelo editorial y de negocios.

“Vinculémonos al sector privado. Hagámoslo sin prejuicios, con principios y sabiendo que muchas veces será también un ámbito de experimentación”, dijo Zommer al facilitar la conversación titulada “Cómo financiarse con aportes de empresas sin arriesgar la autonomía”. Esta ocurrió a finales de octubre de 2020 en una de las reuniones de intercambio que forman parte de nuestro programa Metis.

Metis es una iniciativa de SembraMedia apoyada por Google News Initiative para potenciar habilidades de negocios de mujeres fundadoras de medios a través de una serie de reuniones y mentoreo con referentas regionales. Durante 2020 se realizó su segunda edición. Los aprendizajes compartidos por Zommer con las mentees incluyeron desde prejuicios al tocar puertas hasta cómo aceitar la relación con las empresas en el tiempo. Spoiler alert: habrá que fact-chequear prejuicios propios y no solo ajenos.

Priorizar la visión del medio, o los principios innegociables de Chequeado


1. El dinero tiene que servir para avanzar en la agenda del medio.
Si la obstaculiza, no es negocio. “No queremos fondos de empresas para hacer lo que ellas quieren, queremos financiamiento para hacer lo que nuestros medios planifican y priorizan”, dijo Zommer.

2. Transparentar los fondos con el equipo y con la comunidad. Es decir, recibir dinero sólo si uno se siente cómodo con anunciarlo públicamente. “Si se lo puedo contar a mi audiencia, no me ruboriza que me den dinero”, comentó Zommer.

Sacudirse los prejuicios y prepararse previamente


3. Convencerse de que el servicio periodístico ofrecido vale y mucho.
“Cambia mucho la actitud al pedir plata cuando se asume que lo que hace tiene valor y que deberían hacer fila para darnos dinero”, dijo Zommer.

4. Fact-chequear prejuicios propios sobre nociones como que “las empresas son malas” pues cualquiera que dé dinero, lo hace en pro de su propia agenda. En vez de los prejuicios, el faro puede ser si se mantendrá el compromiso de autonomía editorial con la audiencia.

5. Replantear los vínculos con el sector privado. “Estemos dispuestas a experimentar y vincularnos de otro modo, sin coimas, ni chivos, ni disfraces, ni la posibilidad de que crean que pueden influir en nosotros”, dijo Zommer.

6. Testear la coherencia individual: ¿se lo puedes contar a colegas y familiares y sentirte verdaderamente a gusto con la decisión? Un consejo es tocar puertas por rubro en particular, que sepas que, en principio, te puede traer más beneficios que daños. Hay que cuidar también la relación entre estrés personal de querer entrevistas y hacer pedidos a todos y el beneficio institucional.

7. Tener un plan ante ciertas situaciones, como lo que se hará cuando el medio publique una nota que no favorece a uno de sus financiadores. Chequeado incluye una aclaración final en el texto de que recibió fondos de dicho financiador. “Si la empresa no me quiere dar dinero luego, que no me lo dé. No voy a dejar de hacer mi trabajo. Esa es nuestra regla”, enfatizó Zommer.

“Vinculémonos al sector privado. Hagámoslo sin prejuicios, con principios y sabiendo que muchas veces será también un ámbito de experimentación”, dijo Zommer

Rayar la cancha


8. Poner las reglas de manera clara, previa y escrita es indispensable.

Para no dejar vacíos ni dar lugar a supuestos y sorpresas, es mejor que ambas partes tengan claro su rol y alcance sobre qué reciben y qué entregan. “Este paso es indispensable porque vincularás una marca a tu identidad como medio”, advierte Zommer.

Por ejemplo, Chequeado realiza de manera bianual el evento Latam Chequea para desarrollar habilidades de fact checking e intercambio en la región. En las versiones más recientes, los patrocinadores fueron Google y Facebook. El compromiso consistía en incluir en los materiales la descripción: “esta iniciativa cuenta con el apoyo de…”; y no así accesos ni participación en las conversaciones.

9. Analizar a fondo el impacto sobre la marca del medio ya que hay un riesgo inevitable de que alguna acción de la empresa pueda afectar al medio. El riesgo varía y hay que considerarlo a la hora de aceptar o rechazar un acuerdo y establecer el precio “Si es una empresa con más riesgo, su marca vale menos y entonces hay que cobrarles más”, indica Zommer.

10. Identificar los tipos de aportes, que pueden provenir, en el caso de Chequeado, tanto del sector privado como de organizaciones filantrópicas o individuos.

Ha clasificado los tipos de aportes que recibe en tres:

a) Actividades propias: potencian la realización de la misión del medio con más visibilidad o mejor vínculo con una comunidad. Es el escenario ideal pues son actividades que el medio hacía, hace o hará independientemente de ese financiador en particular. En el caso de Chequeado, serían los contratos por republicación de contenido o el contrato con Facebook para subir a la plataforma los chequeos.

b) Proyectos específicos: permiten avanzar en la agenda, pero no se harían sin financiamiento porque no son prioridad uno en ese momento.

c) Apoyos institucionales. El medio recibe financiamiento sin tener que cumplir con un entregable. Ocurre generalmente cuando alguien apuesta a tu crecimiento como organización o el medio consolidó su marca y otras marcas quieren vincularse a los valores del medio, como la confianza, la transparencia o la verdad, en el caso de Chequeado.

11. Establecer precios (en lo posible, con asesoramiento experto) considerando los costos por hora, los costos operativos, el valor reputacional de la marca, los pasos listos previamente por los años de trabajo, como la investigación, el networking, la base de contactos, etc. Janine Warner, cofundadora de SembraMedia, comentó sobre la opción de contar con una variedad de precios al negociar.

12. Al principio, es mejor no firmar contratos necesariamente largos para darse una ventana justa de conocer a la empresa, el área con la que se coordinará, evaluar resultados y el impacto esperado y obtenido. Así se estará en una mejor posición para renegociar una extensión a un mejor precio o cerrar de manera menos traumática.

Mapear, seleccionar y empezar a tocar puertas


13.
Mapear actores, si hay tiempo y capacidad. Es mejor mapear y conocer a los posibles actores críticos y a favor del proyecto, y tenerlo en cuenta para decidir avanzar o no con la iniciativa y especialmente al contratar colaboradores.

14. Tener claro el pitch antes de solicitar una reunión y saber mínimamente que es compatible con los valores y principios de tu medio. “Identifiquen cinco empresas con las que comparten valores (aunque desconfíen de lo que intentan transmitir). Pídanles quince minutos y luego brillen y convénzanles que les conviene apostar a su proyecto”, arengó Zommer.

“Identifiquen cinco empresas con las que comparten valores (aunque desconfíen de lo que intentan transmitir). Pídanles quince minutos y luego brillen y convénzanles que les conviene apostar a su proyecto”, arengó Zommer.

15. Identificar espacios donde puede encajar uno de los servicios del medio. Por ejemplo, Chequeado le propuso a la ONU incluir un componente de chequeo en el Modelo de Simulación de Naciones Unidas, dirigido a estudiantes interesados en relaciones diplomáticas. Se realizó por primera vez en Argentina y luego se replicó en Sudáfrica con otro medio. Este proyecto fue inicialmente financiado por Fibertel.

Algo similar ocurrió con la compaña #Pensarantesdecompartir. Este proyecto también de la ONU no contaba con material en español ni pensado para América Latina, hasta que Chequeado les tocó la puerta.

16. Ser flexibles para adaptarse a la puerta que se toca. “Nos acercamos a las empresas a través de lo que les sea más fácil para que nos den dinero, sean sus áreas de marketing, comunicación o responsabilidad social empresarial, dependiendo el foco y los contactos más abiertos”, dijo Zommer.

Chequeado contacta a empresas que ven en rankings de publicaciones, personas ejecutivas destacadas del año, entre otros, y selecciona aquellas relacionadas a sus temas de trabajo, públicos objetivos y/o unidades de trabajo -educación, investigación, innovación, medios, en el caso de Chequeado.

17. Escuchar las necesidades. Por ejemplo, formaciones que ahora se tienen que hacer en línea por el contexto de pandemia. Chequeado lo experimentó con varios laboratorios, con quienes concretaron una formación internacional sobre desinformación para periodistas y de esta manera Chequeado llegó a periodistas no chequeadores y ahora se replicará a nivel nacional.

“Cuando vayan al sector privado, sáquense los prejuicios, escuchen con orejas abiertas. Incluso si no se concreta la propuesta, les pueden comentar sobre sus otros proyectos”, dijo Zommer. Chequeado, por ejemplo, suele presentar “La noche de Chequeado”, una cena anual para celebrar el día del periodista a la que puedan asistir empresas que paguen por su cubierto y el acceso a livings para hacer networking.

Insistir y replicar

18. Replicar lo que ya dio resultados hace más fácil concretar con nuevos financiadores y, para el medio, repetir la relación costo-beneficio. Chequeado lo está aplicando actualmente con bancos después de su experiencia en 2020 al ofrecer una charla a los clientes de un banco para prevenir estafas y desinformación debido a su aumento exponencial durante la pandemia.

19. Rebuscar fuentes para encontrar dinero. Por ejemplo, después de identificar las compañías relevantes, Zommer sugiere escribirle a distintos cargos para identificar a quién es mejor dirigirse. María Catalina Colmenares, miembro del Consejo Directivo de SembraMedia, acotó: “Es importante tener buenas antenas, aliados que nos direccionen a donde está el dinero y qué buscan las empresas”.

20. Ser persistentes y tenaces y no sentirse mal cuando no hay respuesta (y cuando no es fácil) ya que “quien se está perdiendo la oportunidad es la empresa”, dijo Zommer. Aclaró también que llegar a concretar una reunión puede ser tedioso por las esperas y los silencios, pero vale la pena y no cuesta tanto mandar correos electrónicos a potenciales interesados.

La relación con las empresas se construye ladrillo por ladrillo y cada vez es más simple porque se gana experiencia, comentó Zommer y cerró con otra provocación: “Al ser algo nuevo, necesitamos tener mayor tolerancia a la frustración para cuando salga mal o imperfecto. Estamos explorando cosas inexploradas porque necesitamos nuevos modelos para financiar el periodismo de calidad (que sabemos, sale plata). Probémoslo, descubrámoslo y hagámoslo nosotras”.

Saber si estás listo para la membresía

Ariel Zirulnick y Emily Goligoski comparten algunas preguntas clave que debes hacerte antes de lanzar una membresía para tu medio en “The Membership Guide”. Aquí, reproducimos un fragmento.

Por Ariel Zirulnick y Emily Goligoski en la Guía de Membership Puzzle Project

Muchos medios guiados por una misión y cortos de dinero abrazan con entusiasmo el concepto de membresía y se apuran a lanzarla, obviando varios pasos que permiten que la membresía se transforme en un compromiso real de la organización y una fuente de sostenibilidad económica.

Esos medios pronto se dan cuenta de que una estrategia de membresía necesita mucho más que el entusiasmo de trabajar con las audiencias y una plataforma de pagos. Necesita una inversión a largo plazo para construir relaciones, conocer a tus audiencias y desarrollar la capacidad de ser flexible. Una vez que tienes eso, diseñar y lanzar una membresía e implementar rutinas que involucran a los miembros resulta comparativamente sencillo.

Esta parte de la guía procura ser un baldazo de realidad para determinar si tu medio está listo para comprometerse con una membresía. En caso de que a las preguntas que integran esta sección puedas responder “Sí”, u ofrecer un camino hacia el “Sí”, tal vez sea el momento correcto para que diseñes y lances un programa de membresía. Si no, entonces hay que quitar el pie del acelerador.

Las nueve preguntas que siguen amalgaman las cuestiones que utilizan el Membership Puzzle Project, el News Revenue Hub y el Facebook Membership Accelerator para desafiar a los medios que expresan su deseo de lanzar un programa de membresía. Hay mucha experiencia detrás.

Si necesitas una guía para identificar qué se requiere para llegar al “Sí” como respuesta a las nueve preguntas, utiliza junto a tu equipo la siguiente hoja de trabajo para determinar cuáles son tus huecos y qué pasos tomarás para taparlos.

¿Tenemos una audiencia fiel?

La pregunta número uno que debes hacerte antes de encarar cualquier estrategia de ingresos basada en aportes del público (sea membresías, suscripciones o donaciones) es si tienes una audiencia fiel. La atención y el hábito deben combinarse para crear lealtad. Tienes que producir experiencias que merezcan la atención de tus audiencias y que lo hagan con la suficiente frecuencia como para construir un hábito. Esos comportamientos se transforman en el contexto necesario para la participación (monetaria y de otro tipo).

Existen diferentes maneras de medirlo. Dos formas populares son los visitantes recurrentes y la tasa de apertura de boletines. Sin importar cómo midas, una audiencia que vuelve a tu medio y conecta contigo regularmente es una precondición para pedir a alguien que se haga miembro. Para más información sobre cómo evaluar la lealtad de tus audiencias y dónde hallar esas métricas, visita la sección “Las métricas para la membresía”.

Una audiencia fiel no necesariamente será una audiencia que pague, pero cuanto más seguido tengas la atención de lectores y oyentes, más puedes solicitar su participación y apoyo.

Sebastian Esser, fundador de Krautreporter (un medio impulsado por miembros) y actual CEO de la plataforma de membresías Steady, dice que es “liberador” darse cuenta de que grandes porciones de tus audiencias jamás se convertirán en miembros y entonces puedes concentrarte en quienes sí podrían hacerlo.

Para Sebastian, se marca una relación fuerte si al menos un 10% de tus audiencias te visitan tres veces o más en 30 días. (El índice News Consumer Insights de Google define como “lectores fieles” a quienes visitan un sitio entre 3 y 14 veces por mes y como “amantes de la marca” a quienes lo visitan 15 veces o más en el mismo período). Sebastian también recomienda que los medios interesados en lanzar una membresía presten atención a cuánta gente respondió una encuesta, cuánta contestó un correo electrónico y cuánta participó de alguna otra forma. Y desalienta detenerse en el alcance o las interacciones en redes sociales: entre los clientes de Steady, ninguna de esas cifras tiene correlación con la inclinación a pagar.

Si aún no tienes una audiencia fiel, la siguiente pregunta es si sabes cómo construirla.

Muchos recurren al embudo de conversión para analizar esta cuestión, y puede ser un punto de partida útil para medios novatos en desarrollo de audiencia. Better News ofrece una excelente guía. Pero el camino de la membresía no suele ser lineal. En modelos más gruesos, la cantidad de vías para contribuir de hecho puede expandirse luego de que alguien se hace miembro que paga: también puede ser voluntario, moderar, probar productos y demás. Por eso MPP prefiere un embudo acostado, como este:

Ilustración de Jessica Phan cortesía de Membership Puzzle Project

MPP considera que el “Customer Value Journey” (recorrido de valor del cliente) es otro esquema certero, ya que muestra que varios miembros zigzaguean entre esas etapas en función de sus motivaciones, necesidades y disponibilidad a lo largo del tiempo.

Contenido provisto por Digital Marketer cortesía de Membership Puzzle Project

La clave es conocer qué motiva a tu audiencia más fiel y cómo pedir su apoyo. Esto requerirá de una combinación de investigación de audiencia (visita la sección “Hacer investigación de audiencia”), prestar especial atención a lo que te dicen los datos sobre el entusiasmo de la gente por lo que haces (ver “Las métricas para la membresía”) y saber cómo aprovechar ese aprendizaje desde el marketing digital (ir a “El crecimiento de la membresía”).

Si aún no tienes una audiencia fiel, entonces MPP sugiere la guía del Tow Center sobre engagement e ingresos de las audiencias. El Digital Growth Program de la Google News Initiative también proporciona manuales para desarrollar tus audiencias y evaluar las oportunidades de monetizarlas.

¿Estamos preparados para ofrecer participación y transparencia?

Tras hablar con cientos de personas que apoyan a medios en todo el mundo, MPP sabe que los miembros esperan que esas organizaciones ofrezcan transparencia y oportunidades significativas de participación. Se trata de un punto central en la diferenciación entre una membresía y una suscripción.

La gente quiere oportunidades para contribuir que estén alineadas con sus pasiones y conocimientos, o al menos ver que esas oportunidades existen.

En lugar de presentarse como una institución incorpórea, los medios impulsados por miembros deben mostrar quiénes son, en qué están trabajando, cómo la gente puede colaborar y de dónde provienen. La gente quiere saber cómo se gasta el dinero de quienes apoyan y de otras fuentes de ingresos. La gente quiere oportunidades para contribuir que estén alineadas con sus pasiones y conocimientos, o al menos ver que esas oportunidades existen. La transparencia también implica ser abierto con los errores que cometes, los desafíos que enfrentas y cuando necesitas ayuda.

Pero también significa ser claro con tus audiencias respecto de los límites para involucrarse. Los miembros deben saber que no pueden actuar como censores, no definen cómo se publican los artículos y no todas sus sugerencias serán adoptadas.

Tener miembros no te obliga a ofrecer oportunidades de participación en cada etapa de tu trabajo. Los medios exitosos al implementar una estrategia de membresía encuentran un punto de intersección entre las necesidades del medio y las motivaciones de las audiencias para contribuir. Y eso puede ser solamente una cosa, o dos. Pero adoptar un ethos de transparencia y participación a menudo implica no sólo un cambio en los flujos de trabajo sino además una profunda transformación cultural en la manera en que funciona un medio. Si quieres consejos para obtener esas capacidades, visita la sección “Desarrollar rutinas que involucran a los miembros”.

¿Podemos explicar y promocionar la membresía a nuestras audiencias?

Si piensas lanzar un programa de membresía, necesitarás educar a tus lectores sobre los motivos que te llevan a pedir apoyo y por qué ahora. Ve y ponte frente a la gente. Explica tu estrategia tan simplemente como sea posible y anota qué cosas le parecen confusas o cuáles generan más dudas. En otras palabras: necesitas aprender a contar tu relato de membresía.

Ben Nishimoto, del Honolulu Civil Beat, le dijo a MPP que su transición desde un modelo de suscripción con fines de lucro hacia la membresía sin fines de lucro requirió una significativa pedagogía pública.

“A la gente le cuesta comprender cómo somos distintos del periódico local con fines de lucro. La mayoría siempre ha visto al periodismo como un producto y no como un servicio, y nos resulta difícil instalar ese mensaje siendo el único medio local sin fines de lucro”.

Lo primero para resolver esta cuestión es identificar cuál es tu propuesta de valor. Si no puedes explicar clara y concretamente qué valor proporciona tu medio a la comunidad y qué papel juegan las audiencias en tu impacto y tu sostenibilidad, te será difícil persuadir a las personas para que se unan o participen.

Dicho de otro modo: no puedes hacer solamente periodismo profesional de calidad. Tienes que servir a un interés público demostrable y dar respuesta a una necesidad de la comunidad. (En la sección “Descubrir una propuesta de valor” tienes consejos al respecto). Tu lanzamiento es un momento poderoso para contar ese relato. (Visita “¿Cómo contamos una buena historia de lanzamiento?”)

En algunos países el concepto de pagar por las noticias aún es nuevo y tendrás que explicar no sólo por qué merece la pena pagar por tu periodismo sino además por qué el periodismo es algo por lo que la gente deba pagar. Antes de destinar recursos significativos a un programa de membresía, puedes lanzar una campaña de financiamiento colectivo para probar cuál es la disposición a apoyar tu trabajo. Se trata de una táctica particularmente común entre los medios impulsados por miembros en América Latina, como Mutante y La Silla Vacía, ambos de Colombia.

¿Sabemos quiénes son nuestros potenciales miembros?

Para diseñar y lanzar un programa de membresía existen algunos datos clave que necesitas saber sobre tus potenciales miembros, incluyendo:

  • Qué valoran de tu trabajo.
  • Su disposición y capacidad para apoyarte económicamente.
  • Cómo llegan a tu trabajo.
  • Su insatisfacción informativa y las necesidades de la comunidad.
  • Cómo les resultaría valiosa la experiencia de la membresía.

En la sección “Hacer investigación de audiencia” puedes obtener consejos para recolectar esta información.

Otro componente crítico es asegurarte de que la mayoría de tus miembros pueda pagar online. Siempre debes ofrecer una opción de pago analógico para no arriesgarte a excluir a quienes no usan tarjetas de crédito o no están bancarizados. Pero si no logras que la mayoría pague su membresía online con tarjeta de crédito u otra forma de pago digital que permita cargos recurrentes, llevar adelante un programa de membresía será un proceso manual que demandará mucho tiempo y debes proceder con cuidado. Esta pregunta puede contestarse mediante un estudio de mercado.

*Fragmento de “The Membership Guide” publicada por Membership Puzzle Projet y republicado en el marco de una alianza de SembraMedia con MPP.

Sin representación igualitaria no habrá inclusión

Los estereotipos de género impactan en el modo en que la sociedad percibe a mujeres y otras identidades. ¿Los medios pueden volverse una herramienta en la lucha por la igualdad?

“Sin representación igualitaria e inclusiva en los medios de comunicación las mujeres no serán vistas como líderes expertas y participantes igualmente capaces”, dijo Joyce Barnathan, presidenta del Centro Internacional para Periodistas. Barnathan moderó un panel para explorar estos temas durante el NGO CSW65 de las Naciones Unidas. La conversación fue organizada por SembraMedia, CFI, Fondation Hirondelle, Free Press Unlimited (FPU), el Global Forum for Media Development (GFMD) e International Media Support (IMS).

Las ideas estereotipadas alrededor del género tienen un gran impacto sobre cómo percibe la sociedad a las mujeres, travestis, trans, lesbianas, personas no binarias, gays y bisexuales. Desde los medios de comunicación y la publicidad se reproducen estos estereotipos y, muchas veces, estos trepan hasta transformarse en discursos de odio. Pero si cambian estas visiones, ¿pueden volverse una herramienta en la lucha contra estos preconceptos?

Esto debatieron durante el encuentro Motunrayo Alaka, Directora Ejecutiva del Centro de Periodismo de Investigación Wole Soyinka, Melanie Tobal, fundadora de Publicitarias.org y mentee de Metis 2020, Chiara Adamo, jefa de “Igualdad de género, derechos humanos y gobernanza democrática” de DEVCO de la Comisión Europea, Brian Pellot, cofundador y director de Tamboo Media y Victoria Sandino, senadora colombiana y ex comandante de las FARC.

Un problema global

Según Global Media Monitoring Project, los medios siguen siendo un lugar excluyente para las mujeres, mujeres vulnerables y grupos marginalizados. Este estudio se realiza cada cinco años y, en su última edición, ochenta de los ciento veinte países participantes indicaron que, aunque haya progreso en algunos indicadores, las mujeres no son tomadas como sujetos ni como fuentes en las noticias. “Sus voces no aparecen en las coberturas del mundo”, dijo Barnathan.

“En Nigeria, generalmente, los héroes de las historias publicadas por los medios son hombres. Las mujeres son vistas como las víctimas”,dijo Alaka.

“En Nigeria, generalmente, los héroes de las historias publicadas por los medios son hombres. Las mujeres son vistas como las víctimas”, dijo Motunrayo Alaka. Por su parte, Melanie Tobal, señaló que la situación no es mejor en América Latina: “En la publicidad estamos festejando cosas básicas como el color rojo de la menstruación, que una mujer beba cerveza o conduzca un auto como si esto fuera revolucionario”.

Por su parte, Brian Pellot, líder de una organización que lucha por los derechos de la comunidad LGBTIQ+ en espacios religiosos, invitó a ampliar el concepto de género, alertando sobre que ve “coberturas terribles o nulas sobre crímenes de odio a personas trans y gay en nuestra comunidad”. “Los estereotipos conllevan a las violencias contra las diversidades y mujeres”, concordó Victoria Sandino.

¿Qué cambios se pueden lograr?

Para Chiara Adamo, de la Comisión Europea, hay tres áreas preocupantes que afectan estas representaciones: la gobernanza de dichos medios, el contenido que producen y la situación de las mujeres periodistas al interior de las redacciones.

“Debemos pensar en regulaciones éticas, incluyentes, que nos permitan empezar a cambiar estas visiones. La manera de hacerlo comienza por una voluntad”, sumó Sandino.

En la experiencia de Alaka, la formación y el empoderamiento de las mujeres dentro de las redacciones es un camino de influencia en estas problemáticas. “Tenemos que tener una educación en las salas de noticias para que los periodistas puedan abordar las temáticas de género”, dijo.

“Hay una oportunidad, también, porque muchos consumidores no encuentran lo que quieren ni en la publicidad ni en los medios de comunicación”, dijo Tobal.

“Hay una oportunidad, también, porque muchos consumidores no encuentran lo que quieren ni en la publicidad ni en los medios de comunicación”, dijo Tobal. “Si los hombres no nos dan espacio, tenemos la oportunidad de crear nuestros propios medios”, dijo. Pero advirtió: “podemos tener grandes ideas, pero necesitamos el apoyo de las regulaciones para progresar”.

Mira la charla completa aquí:

¿Cómo construir una relación de confianza con los financiadores?

No hay fórmulas mágicas a la hora de relacionarse con financiadores, pero sí algunas claves que pueden mejorar la experiencia. Aquí, una checklist para lograrlo.

“La relación con los financiadores es sobre todo una alianza que se cultiva antes, durante y después de un financiamiento”, dijo Gabriela Hadid, Representante de las Inversiones en Latinoamérica de Luminate, una organización filantrópica global. Si bien no hay fórmulas mágicas a la hora de relacionarse con financiadores, Hadid compartió su experiencia durante una conversación con fundadoras de medios participantes de Metis, el programa que busca potenciar las habilidades de negocios de mujeres líderes y que realizamos con apoyo de Google News Initiative.

“Nosotros financiamos organizaciones, pero apoyamos personas y de hecho financiamos personas”, dijo. Para ella, es importante que los medios den confianza e inviertan en construir estas relaciones al demostrar consistencia. Pero ¿cómo llegar a estas organizaciones? ¿Cómo abrir conversaciones? ¿Cómo mantenerlas en el tiempo? Aquí, te compartimos algunas de sus recomendaciones a modo de una checklist para lograrlo.

Entender el mundo de los financiadores antes de iniciar una conversación

  • Conocer el mapa de organizaciones financiadoras del periodismo emprendedor, sean organismos multilaterales, filantropía privada, filantropía corporativa, o inversiones de impacto social. Puedes empezar visitando este recurso de nuestro sitio web.
  • Identificar la estrategia de la organización financiadora: países que cubre, si apoya medios con o sin ánimos de lucro, temas o poblaciones nicho, tipos de fondo, como semilla, por programa o proyectos, o core; si tienes que postular a sus convocatorias públicas o procurar acercamientos estratégicos. Así será posible entender las reglas con las que opera y verificar si hay terreno para que la conversación prospere.

Preparar al equipo antes de hablar con una organización financiadora

  • Preparar un speech claro y atractivo, sea para expresarlo formal o informalmente, de manera oral o escrita, como en un formulario o en una comida. Para Hadid, el speech ideal cuenta la historia del medio y la propuesta específica e incluye:
    1. Objetivo del financiamiento, sea expansión de audiencias, equipo, experimentar una nueva fuente de ingresos, etc.
    2. Valor diferencial que aporta el medio en comparación con los demás.
    3. Cantidad de dinero para cumplir el objetivo lo más claramente definido -aunque no necesariamente cerrado-.
    4. Cuál es el tipo de equipo con el que cuenta, cantidad de mujeres, esfuerzos por la inclusión, tipo de liderazgo.
    5. Cómo ha crecido y cambiado desde su fundación, para poner los logros en perspectiva.
    6. Si se trata de un medio con fines de lucro, una evaluación de su propio medio que incluya qué inversionistas ya tiene, a quiénes está apuntando y cómo están esas negociaciones.
    7. Cómo se medirá los impactos intermedios y finales según los cambios en los que el medio busque participar o provocar.

  • Cuidar la consistencia entre el tipo de apoyo que está buscando el medio y el propósito. Así mismo, no prometer de más, ya que los financiadores conocen el ecosistema, las oportunidades y los límites; pues más vale cumplir lo que se promete. Este es un ingrediente esencial para construir la relación de confianza.

    “La filantropía no busca financiar lo perfecto, que no existe, sino ayudar a mejorar”, dijo Hadid.

  • Estar abierto a hablar de las dificultades pues para un financiador es mejor enterarse de los desafíos a resolver antes de concretar un acuerdo. “La filantropía no busca financiar lo perfecto, que no existe, sino ayudar a mejorar. Por eso es importante estar dispuestos a mostrar las vulnerabilidades para que la organización financiadora pueda acompañar para superar esos obstáculos”, explicó Hadid.

Iniciar la conversación con la organización financiadora

  • Intercambiar información de forma honesta, especialmente en cuanto a la sostenibilidad del modelo de negocios del medio, los potencialidades y límites más allá de ese financiamiento en particular y de las donaciones en general. También, incluir aspectos desafiantes como: rotación del equipo, la remuneración, situaciones de acoso, esfuerzos por la inclusión, etc. Si estos temas brotan posteriormente, la confianza se fracturará.
  • Mantener la consistencia y la coherencia entre las propuestas que se presentan a financiadores, especialmente si son las mismas acciones y/o objetivos. De hecho, es mejor transparentar los porcentajes solicitados y los estados de las conversaciones con otros financiadores. A veces, un financiador puede agilizar o facilitar la conversación que tenga el medio con otro financiador. Todo ello, debido a que hay intercambios de información sobre los medios entre los mismos financiadores, como parte del análisis previo que realizan antes de otorgar fondos.
  • Abrir espacios de intercambio más frecuentes que los acordados oficialmente para evitar distancias y vacíos de información con el financiador. Es mejor que la primera fuente de información de los financiadores sean los gestores del medio y no titulares de otros medios, publicaciones en redes sociales o conversaciones informales con otros actores del ecosistema.

Continuar la conversación tras el acuerdo de fondos

  • Construir una agenda propia con temas sostenidos en el tiempo. Intentar no correr o distraerse ante los temas que parecieran entrar “de moda” en los financiamientos. Contar con un portafolio sólido es una buena carta de presentación ante futuros financiadores; posibilitará más y mayores impactos en las audiencias y otorgará identidad al equipo del medio.
  • Reportar los impactos incluyendo lo cualitativo y lo cuantitativo en contexto. “No dejen de ver el valor en su trabajo. Un impacto registrado es lo que más llama la atención de un financiador, aunque cueste que destinar tiempo a registrarlo. No dejen de utilizar sus habilidades de comunicación para que sus propios logros e impactos reluzcan y le cuenten a los financiadores cómo su medio le cambió la vida a alguien”, enfatizó Hadid.

Para cerrar, Hadid explicó que una propuesta realista se comprueba en la proporcionalidad de equipo, impacto a lograr y recursos que se solicitan. No habría consistencia, por ejemplo, cuando se ofrece mucho equipo, mucho impacto y se solicita pocos recursos o viceversa. “No es un asunto de riesgos, es un asunto de consistencia”, concluyó.

¿Cómo sobrellevaron la crisis dos medios de nicho en México?

Verificado.com.mx y La Verdad de Ciudad Juárez sobrellevaron la crisis frente a la pandemia y hasta crecieron gracias a modelos de negocios claros y flexibles que se adaptaron al contexto.

Durante el 2020 los medios digitales emprendedores enfrentaron un campo económico y social desafiante frente a la pandemia por COVID-19. En México, Verificado.com.mx y La Verdad de Ciudad Juárez, medios de nicho en zonas complejas, sobrellevaron la crisis y hasta crecieron gracias a modelos de negocios claros y flexibles que se adaptaron al contexto.

Ambas redacciones fueron parte de SembraMex, un programa impulsado por SembraMedia junto al Centro Internacional para Periodistas y el Border Center, que se enfoca en la sustentabilidad de medios que cubren noticias en la frontera entre Estados Unidos y México. A lo largo de 2019 experimentaron de diferentes maneras y consiguieron lo que el tráfico y la publicidad digital no dan por sí solos: un mejor ingreso económico que permita sostener y hacer crecer el proyecto periodístico. ¿Qué aprendizajes incorporaron y pueden compartir con el ecosistema?

Modelos de negocio claros, diversificados y flexibles

Verificado.com.mx es una organización basada en Monterrey que trabaja en la verificación de datos desde una zona descentralizada, con perspectiva de género y atención a asuntos de Derechos Humanos. Para las expertas en fact-checking, tener un modelo claro, flexible y no vinculado exclusivamente al tráfico fue clave. En 2019, la organización trabajó en potenciales oportunidades de consultoría en verificación de datos y cursos sobre fact-checking basados en su expertise. “En ese sentido, 2020 fue un muy buen año ya que conseguimos siete nuevos clientes”, dijo Daniela Mendoza, fundadora de la publicación.

Las integrantes de Verificado.com.mx Syndy García, Deyra Melina Guerero, Liliana Elósegui y Daniela Mendoza. Fotografía: Crédito Punto U, Universidad Autónoma de Nuevo León.

Entre otros clientes, hubo organizaciones de la sociedad civil ubicadas incluso en otras áreas del país como Nuevo León o Jalisco. Además de la formación en verificación de datos, el medio ofreció cursos sobre género y combate a los discursos de odio aprovechando el “know how” de su equipo. Contó con clientes a nivel nacional e internacionales como It Gets Better con los que se trabajaron temáticas LGBTIQ.

Alianzas estratégicas para lograr sustentabilidad

Los talleres y formaciones no fueron el único área en la que Verificado.com.mx logró ingresos. La participación de alianzas con otros medios les permitió fortalecer su contenido, pero también obtener más recursos. “La integración a plataformas como #LatamChequea o la Coronavirus Fact Checking Alliance nos permitió obtener dinero de grants y a la vez llevar nuestro expertise a otros países”, explicó Mendoza.

“La integración a plataformas como #LatamChequea o la Coronavirus Fact Checking Alliance nos permitió obtener dinero de grants y a la vez llevar nuestro expertise a otros países”, explicó Mendoza.

Otros fondos, como el apoyo a medios digitales de Google y consultorías en las cuales el equipo trabaja montando unidades de fact-checking para otras organizaciones en la región, ilustran el trabajo que Verificado.com.mx. Labor que continúa combatiendo la desinformación en muchos más niveles que la mera publicación de artículos, haciéndose cada vez más sostenible desde el punto de vista financiero y regionalizando su marca y las habilidades de su equipo.

Buscar alternativas ante la crisis

“La Verdad no escapó al impacto del COVID”, contó Rocío Gallegos, fundadora de uno de los medios de periodismo de investigación más importantes en la frontera entre México y Estados Unidos. “Los cierres de frontera fueron un golpe muy duro no sólo para nuestra cobertura y nuestras finanzas, sino por supuesto para toda nuestra comunidad”, agregó.

Para 2020, La Verdad esperaba asentar su proyecto de agencia de contenidos, algo que comenzó con los meses de trabajo en el marco del programa SembraMex. Las agencias de contenido suelen ser uno de los desdobles más interesantes que un medio emprendedor puede encarar para diversificar sus ingresos ya que pone el expertise de reportería del medio al servicio de clientes y socios no periodísticos.

Las co-fundadoras de La Verdad de Juarez, Rocío Gallegos y Gabriela Minjáres.

A finales de 2019, el medio contaba con dos clientes fijos que permitían costear el funcionamiento de la organización. Pero 2020 trajo la caída de parte de ese financiamiento y el medio debió enfrentar problemas económicos, como deudas contraídas por clientes que no se terminaron de abonar. También enfrentaron pérdidas personales, como el fallecimiento de uno de sus colaboradores externos.

Ante la crisis generalizada y los embates personales, debieron buscar alternativas. “Pudimos ir viendo algunas opciones, tener apertura de mente a la hora de pensar cómo podíamos generar ingresos de otra forma porque no nos quedaba otra opción”, dijo Gallegos.

La aplicación a fondos de ayuda provenientes de organizaciones como Google o Facebook permitió al medio mantenerse a flote y operativo. “Postular a financiamientos que nos permitieran seguir funcionando en medio de la contingencia y sirviendo a nuestra comunidad en medio de este entorno nos dio mucha satisfacción”, contó Gallegos.

No tener miedo a pedir apoyo

La Verdad decidió que la situación imponía pedir apoyo a sus lectores e iniciaron un programa de donaciones. “No es demasiado el dinero que nos ingresa pero sí cubre algunos gastos”, explicó Gallegos. Además, ver que muchos lectores se acercaban les permitió entender que había más caminos para vincularse con ellos. Lanzaron una newsletter, comenzaron a optimizar procesos de trabajo con las audiencias y a organizar foros digitales.

Entender que la audiencia estaba dando estas señales y que, a pesar de la pandemia, el medio seguía consolidando su marca, animó al medio a seguir dando pasos. Los ingresos permitieron al equipo pasar de dos a seis personas fijas. “En función de que sigamos recibiendo ingresos, el equipo seguirá creciendo y es una buena noticia el haberlo podido hacer a pesar del contexto”, explicó Gallegos.

“En función de que sigamos recibiendo ingresos, el equipo seguirá creciendo y es una buena noticia el haberlo podido hacer a pesar del contexto”, explicó Gallegos.

Por último, el medio tiene como proyecto próximo el abrirse a la publicidad comercial manteniendo las restricciones a la publicidad oficial. “Entendimos que también debemos movernos hacia la publicidad privada y que podemos hacerlo manteniendo nuestros estándares éticos”, dijo Gallegos. “Nos llena de orgullo y nos emociona saber que fuimos capaces de seguir a pesar de todo, y que nuestra cobertura periodística siguió activa pese a todo lo ocurrido y lo que está ocurriendo”, concluyó.

¿Cómo construyó Lado B una comunidad de lectores por WhatsApp?

Ernesto Aroche Aguilar, codirector del medio mexicano, reflexiona sobre la creación de una comunidad de lectores durante el año marcado por la pandemia. Aquí comparte la estrategia detrás, los desafíos de las plataformas y un “pan pal susto” para su comunidad.

Fue Aranzazú Ayala, nuestra coordinadora de información la que a principios del 2020 sembró la semilla en la redacción de LADO B, un medio mexicano que lleva nueve años de existencia haciendo periodismo desde el interior del país. “Deberíamos empezar una lista de distribución en WhatsApp, puede ser una manera de estar más cerca de las audiencias”, dijo.

En la redacción estábamos ya trabajando en el desarrollo de una parrilla de newsletters como una herramienta de distribución de contenido y de engagement. El año pasado el nombre del juego para LADO B fue: la relación con las audiencias, el enganche y la cercanía, para cimentar nuestras comunidades.

“¿Por qué nos hiciste esa propuesta?”, le pregunto a Aranzazú siete meses y casi 400 suscriptores de la lista de distribución después. Aranzazú tenía poco tiempo de haber regresado de hacer una estancia en “The City NY”, un sitio de información hiperlocal y no lucrativo, becada por el ICJF, cuando nos propuso la idea, y parte de su trabajo ahí tuvo que ver con las estrategias de enganche y compromiso del medio.

“WhatsApp es la herramienta de comunicación más usada en México, y es la que te permite entrar a espacios muy íntimos de la audiencia, a sus dudas y sus preocupaciones más inmediatas”, contestó.

Abrir ese espacio a LADO B es una decisión que la audiencia toma cuando decide suscribirse a la lista de distribución. Sí, igual que con los boletines (newsletters), sólo te llegan a tu bandeja de entrada si te suscribes. Sin embargo, la relación que estableces con la herramienta es distinta. Y ejemplos en estos meses que llevamos usándola —la lanzamos a finales de marzo del 2020— nos lo confirman. Especialmente porque para LADO B no es sólo una lista de distribución de contenido, sino una comunidad activa.

Primeros aprendizajes

1. La cercanía con la comunidad

Lado B preguntó a su comunidad cómo se encontraba luego del sismo.

En junio un sismo de 7.5 grados sacudió la zona centro de México. Además de la información puntual del movimiento telúrico y del reporte de daños, les preguntamos a las personas suscritas a la lista cómo se encontraban: “¿Todo bien contigo y tu familia?”.

La respuesta que recibimos, me cuenta Beatriz del Castillo, nuestra directora de Sostenibilidad, fue muy inmediata y cálida. Pero no nos quedamos sólo con la respuesta inicial sino que iniciamos un pequeño diálogo con las personas que contestan.

 

 

2. Las conversaciones dan contenido

De la interacción con las personas suscritas en la lista también se han producido contenidos.

En los primeros meses de la pandemia les preguntamos qué información podría ser útil para su vida diaria. Un usuario nos pidió recetas de cocina con las tres B: buena, bonita y barata. Contactamos con una chef y le pedimos que nos pasara algunas recetas con esas características y las publicamos en el portal. A la persona que nos lo pidió le mandamos las recetas con unas horas de anticipación a la distribución del día.

Así, además fidelizamos: atendemos sus necesidades informativas y les damos la información antes que al resto de la lista.

3. Una oportunidad para llegar a nuevas audiencias

Para Chiapas Paralelo, otro medio local que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie, el uso de WhatsApp les permitió llegar a una audiencia que habla lengua indígena.

En el contexto de la pandemia y para tratar de contraatacar a las cadenas de desinformación que circularon ampliamente por redes y WhatsApp crearon una lista de distribución. A través de ella enviaron contenido en lenguas Tsotsil, Tseltal y Ch’ol con información confirmada y verificada.

“Se armó un grupo con personas importantes para las comunidades, yo les digo influencers”, cuenta Leonardo Toledo, un académico que participó en el desarrollo de los productos noticiosos, en un foro que se realizó a mediados de septiembre: “sacerdotes, gente de organizaciones y otras personas para mandarles la información y ellos a su vez lo distribuían en sus propios círculos. Y el ejercicio ayudó mucho para compartir ese contenido”.

¿Es lo mismo cualquier plataforma?

Esa cercanía e intimidad, tan importante en un medio local como LADO B, puede volverse un problema para otros espacios periodísticos.

Tania Montalvo, editora general de Animal Político, me contó que cuando lanzaron la iniciativa Verificado 2018 en la pasada elección presidencial de México (un proyecto de Animal Político, AJ+ Español y PopUp Newsroom que involucró a más de 60 medios en todo el país para verificar la información que circulaba en el contexto electoral, y un número incontable de medios más que retomaban la información) usaron la aplicación de WhatsApp como herramienta de distribución de contenido.

“Fueron miles de personas suscritas a la lista y nos desbordó. La aplicación se nos llegó a crashear y teníamos que hablar con el equipo técnico para arreglarlo”, dice Montalvo. “En el equipo editorial de Verificado 2018 que coordinó AJ+ Español y Animal Político había tres personas de tiempo completo para atender la lista, y cientos de peticiones de información. Y aunque les dábamos el link a veces nos pedían que les pegáramos la información directo en Whats. Fue desbordante”.

Hace unas semanas se me cruzaron unos anuncios en Twitter de @pajaropolitico invitando a su audiencia a registrarse en su lista de distribución de Telegram. Hablé con Tania para conocer las razones por las que Animal había decidido usar esa herramienta que tiene una menor penetración que WhatsApp en México (o la tenía hasta antes del anuncio de los cambios que WhatsApp implementará en este año).

Además de invitar a suscribirse, debían bajar la aplicación, instalarla y después registrarse. Muchos pasos para el usuario para tener otra aplicación más en su celular.

“En este momento no tenemos capacidad para hacerlo también por WhatsApp, pero entendemos que hay lectores que quieren recibir nuestra información en su celular y Telegram es una vía para hacerlo”, dice Tania Montalvo.

Me dijo que la decisión que tomaron fue basada en la experiencia de Verificado, pero también en que para ellos es una herramienta unidireccional.

—Para nosotros es un canal de difusión, no uno de comunicación, pues conservamos y de alguna forma ya tenemos ‘consolidadas’ otras formas de comunicarnos con los lectores como las menciones en Twitter o los mensajes en Facebook. En este momento no tenemos capacidad para hacerlo también por WhatsApp, pero entendemos que hay lectores que quieren recibir nuestra información en su celular y Telegram es una vía para hacerlo sin perder el control de no poderles responder y dar la atención que requieren.

El canal lo abrieron en febrero del 2020 y tienen ya más de 4 mil personas inscritas.

Del chat a familiar a las noticias

En México el chat familiar en WhatsApp es casi la regla. O por lo menos lo es en los núcleos urbanos (en un sondeo entre quienes trabajan en LADO B sólo una persona dijo no tener un chat familiar en WA).

Un estudio de la Universidad Nacional Autónoma de México publicado en febrero del 2020 sostiene que WhatsApp tiene 77 millones de usuarios en México. Esto es el 60% de la población estimada para este año (pre-pandemia). Es una de las aplicaciones de mayor uso en el país de acuerdo con Cristina Múzquiz Fragoso, directora de Docencia en Tecnologías de Información y Comunicación, de la Dirección General de Cómputo de la UNAM.

Equipo de Lado B trabajando de forma remota durante el 2020.

Pero tiene sus limitaciones, incluso en la versión business que es la que usamos en LADO B. Los grupos o listas de distribución no aceptan más de 256 personas registradas, por lo que hay que crear una nueva lista una vez que se supera el tope. Nosotros tenemos en este momento dos listas, en Animal Político tendrían 16 listas y contando.

Telegram, en cambio, permite hasta 200 mil personas usuarias en un grupo y canales “para transmitir a audiencias ilimitadas”, dicen en su página.

Claro, no pierdo de vista que WhatsApp es propiedad de Facebook, y al final siempre hay la sospecha de que se alimenta al monstruo. Tan es así que, tras el anuncio de que WHatsApp compartirá información de sus usuarios con Facebook, Telegram y otras aplicaciones como Signal comenzaron a registrar incrementos millonarios de usuarios.

Me dice Jade Ramírez, cabeza de Perimetral, un sitio de periodismo sonoro en Jalisco que también forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie que ellos tienen lista en las dos aplicaciones, pero que tienen claro que los usuarios de su lista en Telegram son personas “con un mayor acercamiento a ciertos gadgets y la tecnología, que están más acostumbrados al cuidado digital y tecnológico”.

En América Latina a Telegram se la ve como una herramienta para comunicación segura, aunque en otros países pueda ser de mayor uso común, lo cierto es que -y eso me lo dice Janine Warner, cofundadora y directora ejecutiva de SembraMedia– “hay que estar en donde está tu audiencia”. Y eso haremos, porque en LADO B queremos seguir mandándoles “un pan pal susto”.

Te podría interesar

Nuestro Blog

Fondos para periodismo: Becas, Organizaciones donantes e inversionistas

Leer más

DESCUBRE MÁS

SOBRE PERIODISMO

EMPRENDEDOR

Conoce en profundidad el ecosistema de medios digitales con nuestra curaduría de oportunidades, herramientas y noticias. Suscribete a nuestro newsletter. Una vez al mes.